lunes, 4 de febrero de 2008

Situaciones incómodas

Qué feo sentirse incómodo. Mientras más énfasis se pone en safar de la situación, más incómoda resulta. El hablar del tiempo puede ser un buen aliado pero no se puede aplicar universalmente a todos los casos, así que lo único que queda es esperar que pasen.
Un ascensor, la sala de espera del médico, cuando estás en un negocio y otro cliente se queja a los gritos sin que nadie haga nada, una madre que le encaja un chirlaso al chico (aunque éste se lo merezca, da igual) o la cola del súper cuando te está por tocar pagar y el de adelante se demora porque la tarjeta no tiene saldo están entre las más comunes. Pero hay otras que son mucho más detestables, son esas donde uno quisiera poder hacer Ctrl+Z para safar, no sólo de la situación en sí, sino además del desagradable recuerdo que queda y que repite la incomodidad en cada aparición.
He aquí algunas de éstas:

Ejemplo 1:
P- Qué linda estás! Parecés esas mujeres que se ponen divinas cuando se separan.
Q- (con vergüenza ajena) Me separé hace 3 meses.

Ejemplo 2:
P- No le da vergüenza fumar en su estado?
Q- Qué estado?
P- Embarazada!
Q- (lanzando cuchillas por los ojos) No estoy embarazada.

Ejemplo 3:
P- Q, estás embarazada? Qué lindo! No nos habías contado!
Q- No P, estoy panzona nomás.

Ejemplo 4:
P- No te preocupés por los nervios! En ese momento te fumás uno y listo.
Q- (un silencio y minutos después, en otra charla) Les quería contar que hace unos meses estoy en tratamiento porque consumo drogas desde los 12 años.

Ejemplo 5:
P- Hola. Nos sentamos?
Q- (por qué no le habré pedido foto?) Sssi...

Todos los ejemplos son casos reales. Algunos escuchados y otros vivenciados por la autora, pero NUNCA sabrán cuáles son cuáles porque mi vergüenza es sólo para mí.

2 comentarios:

nene dijo...

me gustó mucho tu blog. link ya mismo.

Lord Khyron dijo...

Cuando una pareja amiga o conocida discute acaloradamente delante tuyo.......