martes, 3 de febrero de 2009

Hay gente con suerte...

Por qué yo, que trabajo todo el año, que me mantengo solita, que pago mis cuentas, que priorizo pagar las deudas a irme de vacaciones o comprarme cosas, me tengo que quedar en mi casa todo el verano, pobre como una laucha, mientras mi hermana, la única que no trabaja, que lleva 15 años en la facultad, que no se siente mal por ser una mantenida sin ser una adolescente, que sólo busca trabajo "de lo suyo", se va gratis a un encuentro de coros en Gesell?
Eh?
Por qué?

2 comentarios:

Sil dijo...

¿Vos no cantás? Están buenos los viajes que se organizan con los coros (y por muy poca plata).

Bays dijo...

Sólo en la ducha, ja. Pero si hubiera sabido que era así de fácil hubiera empezado a vocalizar de chiquita.