sábado, 21 de marzo de 2009

Sarasa

En este último tiempo, hablando con gente conocida y no tanto, llegué a coleccionar frases, consejos y "recetas" de tan diversa índole que si me pusiera a hacerle caso a todas terminaría en Oliva.
Aquí una síntesis:

No vale la pena llorar por los hombres.
No te merecés estar mal.
¿Y vale la pena que estés mal?
No te valora.
Es un pelotudo.
Mmm... complicado.
¿Seguro es definitivo?
Paciencia.
Quizás era lo mejor.
Emborrachate!
Salí, distraete.
Llorá todo lo que necesites.
Si querés nos juntamos.
Ojalá estés bien pronto.
Quisiera estar ahí con vos.
Quizás con el tiempo vuelvan, nunca se sabe.
Ya va a pasar.
Yo estuve en su lugar, es tremendo.
Yo estuve en tu lugar, te re entiendo.

A todos, gracias por sus buenas intenciones. Nada de esto cambia el cómo me siento, pero es lindo saber que hay varias orejas predispuestas.

2 comentarios:

Sil dijo...

El "No vale la pena llorar por los hombres" es la que menos sentido tiene. Una tiene el corazón destrozado y encima tenemos que sonreir como si nada hubiera pasado. Y "emborrachate" y "salí, distraete" directamente me hacen odiar y querer matar a quien las dice.

Bays dijo...

De algunas me reí, a otras varias las ignoré y sobre otras deseé que fueran verdad. Y sí, la primera es la peor de todas. Seré muchas cosas pero resentida no.