jueves, 30 de julio de 2009

Cronología de una cirugía que todavía no puede ser

El otorrinolaringólogo indica cirugía de tabique. "Y de paso te vamos a achicar un poquito los cornetes para que puedas respirar mejor" agrega.
Paso previo: electrocardiograma y análisis de sangre. Lo primero bien. Los segundos ponen en evidencia una anemia galopante.
"A veces los contadores automáticos de los laboratorios funcionan mal" me explica el
otorrinolaringólogo y vuelve a indicar los análisis "pero hacetelos en otro lugar".
Dudo porque este es uno de los más confiables pero no le discuto y me voy puchereando calladita y cabizbaja.
Repito los análisis. Ellos repiten el resultado. Tomá.
"OK. Ahora busco un clínico que me dé hierro y una dieta y listo" sospecho ingenuamente. Mentira! Resulta que hay varios tipos de anemia y que la producida por falta de hierro es la más común pero yo, claro, no tengo esa. Los glóbulos rojos más grandes de lo normal indican que algo más raro está pasando. Entonces hay que hacer nueeeeeevos análisis para encontrar esa rareza y que la trate un hematólogo. Y después vienen oooootros análisis para comprobar que esté todo en orden, o no.
Pensar que me quería operar aprovechando las vacaciones de julio. Al paso que voy el temible post operatorio me va a encontrar, con suerte, celebrando mi natalicio o, con menos suerte, celebrando el de mi sobrina. Carajo.

2 comentarios:

Sil dijo...

Uh qué embole! Esperemos que no sea nada complicado. Un beso.

Bays dijo...

Gracias Sil. Estoy en la etapa previa al hematólogo. Veremos.