jueves, 13 de agosto de 2009

Shhh

Si uno acaba de pasar por una situación horrible y pide que nadie le haga comentarios al respecto, ¿por qué nunca faltan uno o dos que, obligadamente, tienen algo para decir?
Dense cuenta de que realmente no me importa si lo sienten mucho o poco. "Nada" es nada. El que tenía algo sentido y honesto para decir ya encontró su espacio. Para palabras huecas no hay más lugar.
Gracias.

No hay comentarios: