domingo, 18 de octubre de 2009

Tan solo

Desesperado recorrió sin éxito todos los comercios de la cuadra buscando un hombro donde llorar, hasta dar con la ortopedia.

3 comentarios:

Modorra Digital dijo...

Claviculas "Humeras", perdon ..humedas...

Víctor dijo...

Ufff, éste es bueno, Bays. A veces nunca hay nadie cerca a quien dejarle empapado el hombro.

Un saludo.

Bays dijo...

O hay Víctor, pero buscás uno particular que no está a la mano. Cosa de masoquista debe ser.

Saludos y gracias por pasar.