miércoles, 27 de enero de 2010

La ley de la selva también vale en la montaña

Me lamento de que mis gasoleras vacaciones vayan a ser en una gran ciudad visitando amigos en lugar de que los amigos me acompañen a un verdadero lugar de vacaciones, pero siempre puede ser peor.
Podría, por ejemplo, haber ido a Machu Pichu, toparme con el alud antes de llegar, quedar varada a la intemperie por horas o días pasando hambre y frío, esperar ser rescatada por un helicóptero y volverme a mi casa sin haber pisado las afamadas ruinas, claro después de que los helicópteros rescataran a los adinerados turistas europeos y orientales que intentaron/lograron anteponer su condición a la fragilidad de mujeres y niños pobres y sudacas.
Cierto que ese era un lugar espiritual che...
Qué gran mierda podemos ser a veces los seres humanos.

4 comentarios:

Sofi dijo...

Es increible lo que hacían, sacar antes a extranjeros con plata en lugar de a sus propios ciudadanos. El año pasado viaje a aguas calientes, podría haberme pasado a mi o a cualquiera de mis amigos! TERRIBLE!

Un Poco Rara dijo...

Sí. Yo tengo amigos que fueron el año pasado también. Me dio mucha angustia pensando que les podría haber pasado a ellos porque también llovió cuando estaban.
Un asco la actitud de esa gente y un asco mucho mayor que los rescatistas la hayan aprobado.

Ushka dijo...

La humanidad morirá ahogada es un propio vómito.

Un Poco Rara dijo...

Ojalá que no Ushka. Por suerte no somos todos iguales y, aunque poca, hay gente que vale la pena.