domingo, 8 de agosto de 2010

Anti age, pro conscience

Hoy me trajeron la compra del super para el mes y, entre todos los productos que sí elegí y pagué, había uno que no: una crema antiarrugas de buena marca. Admito que por un segundo pensé "Qué bien que me viene", pero la devolví. Prefiero una arruga en la cara a una machita en la conciencia.

8 comentarios:

AntOch dijo...

Si a parte las cremas anti age buenas son caras!

Un Poco Rara dijo...

Sip, por eso me vi tentada de quedarmela, pero pensé en la pobre esclava que se equivocó al ponerla en mi canasto y que iba a tener que pagarla con su módico sueldo, y no.

NN dijo...

Ademas... para que veas resultados, esa misma esclava se deberia equivocar dos veces por semana y agregarte la cremita en tu pedido ;)

Un Poco Rara dijo...

Oh no! Yo tenía esperanzas! Iba a esperar el aguinaldo para hacerme de un pote! Qué desilución! El mundo está perdido!

manu dijo...

Noooo!, la ponías en venta en mercado libre y te comprabas tres cajas de cerveza!

Un Poco Rara dijo...

Naaa. Si me la quedaba iba a ser para usarla. Pero robar es karmático, así que no.

cstnz dijo...

Pero chica...si que eres rara. Las manchitas de la consciencia NO SE VEN. Las arrugas SI. Seguro la empleada del super se unta la cara todas las mañanas con tu crema...ejeee...UN BESOOOO!!!

Un Poco Rara dijo...

Cómo que rara?! Yo le llamo honesta che. Y sí, ahora que lo pienso es como raro últimamente, pucha. Igual, me quedo con las arrugas que se ven antes que con las manchitas que no.
Un besote enorme nena!!!