martes, 28 de septiembre de 2010

Adiós, Roberto

¡Qué día! Por suerte pude dejar todo listo en la oficina. Se van a arreglar bien mientras no esté.
No me tengo que olvidar de guardar en el bolso las pastillas y un par de libros, por si no estoy muy dolorida. Y el cepillo de dientes.
Le tengo que avisar a Susy para que esté desde temprano así me hace el papelerío. Ahora la llamo.
Bueno, mañana termina todo. O empieza, mejor dicho. Me va a faltar sólo el cambio del DNI, pero es una pelea por la que preocuparme más adelante. Basta de pensar. A dormir, por última vez con este cuerpo que no es mío.




Ver inicio de la serie

6 comentarios:

AntOch dijo...

Esta me desorbito!
Quién se hace la operación?
Un tipo o una mina?

Un Poco Rara dijo...

Es un transexual en su día previo a la operación.
La gracia está en que el otro la espía y se calienta sin tener idea ;)

AntOch dijo...

Ah!
Ahora la cache!
Pobre tipo que la espía... se desilusionará!?

Un Poco Rara dijo...

Si se limita a espiar y nada más, no va a pasar nada. De lejos casi nada es lo que parece.
Y pobre nada! Qué tiene que andar espiando?!

Lauri S dijo...

JAAAAAAAAAA perfecto final...
se entiende barbaro..me ofendi un poco con el comentario q explica..por q se re entiende, lo dicho: Perfecto final!
clap clap

Un Poco Rara dijo...

Jajaja! No te ofendas Lauri! Le contestaba a AntOch nomás.
Gracias por los aplausos. Me alegro de que te haya gustado la serie. Yo me divertí armandola también :)