jueves, 14 de abril de 2011

Contame algo!

Me tiene un poco inflada la nueva tendencia del cine contemporáneo que privilegia la aproximación a los personajes sobre el relato de una historia.
Se trata, en la mayoría de los casos, de personajes riquísimos, con miles de aristas para explorar, pero que se quedan ahí, en apenas un pantallazo.
Son películas que no podés contar, porque no pasa nada, pero que al verlas te conmueven de cierta forma desde esos personajes que parecen atesorar tantos sentires apenas visibles.
Para el caso, El invierno de los raros, cordobesa, estrenada recientemente, o cualquiera de la filmografía de Lucreacia Martel.
Dires, queremos ver historias. Queremos que exploten a esos personajes! No nos alcanza con un mero asomo. Al menos a mí no.