viernes, 30 de septiembre de 2011

Primera vez

Estaba nerviosa. Nerviosísima. Por primera vez me encontraba completamente desnuda ante un hombre y no tenía la menor idea de qué me iba a hacer.
Quería taparme pero no encontraba cómo. Me daba vergüenza de que me encontrara algo mal.
Un manojo de nervios era, al punto que no pude soportarlo y lloré. Lloré muchísimo. No supe qué más hacer.
Sus manos frías al principio no hicieron más que empeorar la situación.
Todo duró unos pocos minutos pero a mí se me hicieron eternos. Y no fue hasta que escuché el ansiado pedido que me pude tranquilizar: Señora, ya puede vestir a la beba. Todo está normal.


5 comentarios:

Juan Carlos dijo...

Bonito y tierno relato...
Fue tu primera experiencia médica con el pediatra... (eras una beba).

¿Me podrías contar también tu primera experiencia médica con el ginecólogo?... (eres una neeeeeeena)

¡Saludos!

carlos de la parra dijo...

Imagina que te hagan salir a la calle desnuda porque llega un maniaco con un látigo pegando de gritos. Ésa si que sería una primera vez.

Un Poco Rara dijo...

Juan Carlos: Todo lo que lleva la etiqueta "te cuento" es ficción.
Y me pareció desubicada la pregunta. Si fue un chiste no lo entendí.

Carlos: ?

Un Simple Blog dijo...

Me gustó. La pregunta sería si valió la pena ese sufrimiento en relación a todo lo que vino despuès.

Un Poco Rara dijo...

Qué sería todo lo que vino después?

A ver... me parece que se están complicando demasiado. Es un simple microrrelato nomás.