jueves, 14 de marzo de 2013

Contradicción fashionista

Siempre me parecieron ridículos los chalecos. No los de tela, que como accesorio tienen toda la onda, sino los de abrigo. Si hace frío, dame mangas.
Eso hasta que vi uno en una feria que me enamoró. Hermoso, original, combinable y muy abrigado. Un chaleco abrigado, un completo sinsentido. Y bueno, hoy que hace un poco de frío lo estoy estrenando :)
No puedo ser un derroche de coherencia todo el tiempo, chicos.

8 comentarios:

Maldo dijo...

Yo me quedo con cosas que tengan mangas. Saludos!!!

Un Poco Rara dijo...

Yo también, pero este me pudo.
Un abrazo.

yoquemebusco dijo...

jajajaja a mi me pasa algo así con las blusas sin mangas pero con cuellito Wtf? no entiendo quién querría usar un cuello en un día de calor... me parece más incoherente que los chalecos. Además los chalecos son adorables jeje ¡que le aproveche!

¡salú!

Lucía

Un Poco Rara dijo...

Jajaja. Me acabo de comprar un vestido con cuello buche y sin mangas que me vendieron como de invierno :P
Es divino!!!
Va con remera manga larga y jean. Toda la onda ;)

Ushka dijo...

Juaa está bien! Ser coherente todo el tiempo es sospechoso.

Un Poco Rara dijo...

Jajaja. Sospechoso de qué? Yo trato de ser coherente siempre!

Mumiii dijo...

Siempre fui de ese bando...hasta que empece a usar una que viene como abriguito desmontable de una parka larga...y me encanto!
Cuando hago alfareria en invierno lo re uso, me mantiene calentita y los brazos libres para trabajar y no enchastrarme!

Un Poco Rara dijo...

Claro, en tu caso tiene un fin práctico ;)