jueves, 30 de abril de 2009

Todavía no, gracias

Hoy una chica del trabajo hizo su gran anuncio: va a ser mamá. Habiendo otra que está como de 6 meses era esperable la seguidilla de comentarios posteriores divagando sobre la posibilidad de "contagio", la viabilidad de "vacunas anticonceptivas" y el dictado de "charlas informativas" a cargo de las gestantes.
Y se me ocurrió, por que sí, traspolar la situación hacia mi persona. Pensaba en lo lejos que estoy de eso, más allá de mi estado de soltería actual digo, y en que ni por lejos me quita el sueño. La tranquilidad de ser la dueña absoluta de mis decisiones, de que nadie dependa de mí, no tiene precio.
No digo que nunca vaya a tener hijos, porque no, pero cuando alguien me pregunta me siento como si me acabara de venir por primera vez y de algún lado apareciera la relación. ¿Ah? ¿Quién? ¡¿Yo?! ¡¡Pero falta muuuuucho!!
Está el pequeño detalle del relojito ese, el biológico, pero siempre se puede adoptar y eso es algo que sí estoy segura de que quiero hacer... algún día.

2 comentarios:

some girl from nowhere dijo...

buuu si hay algo que tengo en claro (y es una de las pocas cosas...), es que no quiero ser madre..

Es como si por ser mujer hubiera que quererlo, es mas una especie de "deber" que la sociedad te inculca...

y claro... siempre se puede adoptar...

Bays dijo...

Viste? Es como si fuera obligación, sino no estás completa.
"Llegaste a los 30 y no sos madre? Pooooobre" piensa la gente. Yo digo pobres ellos, con sus mentes tan estrechas. Ni que fuésemos robots programados para vivir todos de la misma manera: a los 24 te recibís, a los 25 te casás y a los 30 ya tenés 3 chicos, la casa, el auto y el perro. Paso.
Igual, como dije, no es una idea que descarto, pero porque tengo ganas de verdad, no porque así deba ser.
Gracias por pasar.