martes, 7 de julio de 2009

Tu ruta

Reapareció el sujeto de los mensajitos aclarando que ayer se había quedado sin crédito. Me preguntó si todo bien. Le contesté que como no sabía quién era no le iba a escribir más. Me respondió que es alto, morocho, ni gordo ni flaco y que tiene 37 años. Como eso no me dice nada insistí en saber de dónde me conoce y cómo es que tiene mi teléfono. Su respuesta fue "por casualidad". Me propuso que nos viéramos "para que me diera cuenta de quién es", aclarando que si estoy casada o tengo novio no me jode más. Pero se quedó mensajeando solo. No entendió la indirecta de mi silencio y al rato volvió a preguntar si al final nos vamos a conocer o no. Le respondí que sigo sin saber quién es, que "por casualidad" no es una respuesta y que no estoy interesada. No pensaba mentirle que tengo novio o marido para sacarmelo de encima. Que se banque el puñetazo al ego por hacerse el cancherito.

Conclusiones y dudas varias:

1. Con los datos que me dio pude comprobar que, efectivamente, se trata del delivery (old) boy del super.
2. Estoy pensando en llamar a su trabajo y quejarme. No da mandarse a mensajear a las clientas por buenas que sean sus intenciones.
3. ¿Tengo un tatuaje en la frente que dice "necesito un chongo"?
4. ¿El morocho tendrá por hábito este modus operandi? ¿Con alguna le habrá funcionado? ¿Se cree Keanu Reeves el morocho?
5. Aunque fuera Keanu Reeves, en este momento no me interesa ni su sombra, ni la de nadie. Ahora la sombra soy yo, y hasta que vuelva a ser luz todos son invisibles.

3 comentarios:

Sil dijo...

¿Cómo se imagina que con esa estrategia se va a levantar a alguien? Enfermo. Yo no le hubiera respondido ni un solo mensaje.

37 no es tan old, pero me imagino que no debe ser precisamente Keanu Reeves.

Saludos!

Pau dijo...

A mi me pasó con el fletero de la heladera. Pero no fue tan suave la cosa... :(
Yo no lo denuncié en su laburo, porque tenía miedo de que se calentara mal. Pero sí pregunté en la policía qué onda.

Ojo!

Bays dijo...

Sil: le contesté de curiosa, hasta que me di cuenta de quién era y se me pasó el encanto.
No, no es tan old, pero yo me siento de 28 y en eso reside la diferencia, ja.
Y no, de Keanu Reeves no está ni cerca.

Pau: eras vos! En un momento me acordé de haber leído un blog donde contaban el acoso de un fletero. Re invasivo el tipo, un desubicado.
Y da como miedito, sí, sabiendo que no sólo tiene mi teléfono sino que sabe dónde vivo. Pero no creo que pase de lo que ya fue. De hecho, no me escribió más.