domingo, 16 de agosto de 2009

Quiero pero no

Casi decidida se detuvo frente a la vidriera. Ya había barajado la posibilidad, sólo faltaba un pequeño impulso. Pero algo la detenía. Pensó en las ganas que tenía de hacerlo, pensó en cuánto lo podría llegar a disfrutar, pensó en lo difícil que sería combinarlo con el resto de sus cosas y pensó en los dos posibles escenarios: hacerlo y no.
Finalmente decidió que el momento de comprar ese fantástico par de zapatos ya había pasado.

2 comentarios:

Netomancia dijo...

Los momentos son irrepetibles!

Habrá operación entonces, parece.
Exitos y saludos!!!!!!!!

Bays dijo...

Son irrepetibles. Una pena.
Y sí, habrá operación. Lo decidió el pueblo y no me puedo negar a mi público. Jajaja.
Si vuelvo les cuento cómo es respirar de verdad.