miércoles, 30 de septiembre de 2009

Bésame mucho

La cabeza le explotó como un globo. Él tenía barba.


Ella le mandó un beso por sms. Él, en medio de una reunión, lo guardó para después.


Casi no se veían durante el día. En el desayunador se apilaban miles de besos no dados.


En la mano, en la mejilla, en el cuello, en la boca. Todos muy lindos, pero en el alma son los mejores.

5 comentarios:

Naida dijo...

La ventaja de la tecnología, los besos no se escapan y se guardan para después.
Te sigo leyendo :o)

Víctor dijo...

Los dos primeros me gustaron mucho, Bays.

Un saludo.

Bays dijo...

Gracias chicos!
Saludos.

nat dijo...

hermoso, aunque siento que la primera frase esta un poco cuelgue.

Bays dijo...

Jaja! Es la que más me gustó a mí nat! De hecho, fue la que inspiró el post.