viernes, 29 de enero de 2010

Ay esas malas lenguas!!

No te confundas, querida. Si todos hablan a tus espaldas no es porque siempre salís a comprar comida con M. Es porque a vos, que tenés marido e hija, te han visto con L, que tiene novia, bajando de la terraza acomodándote la camisa y apareciendo medio despeinada desde un oscuro rincón de la playa de estacionamiento.
Lo dicho, toda oficina con más de 10 integrantes viene, implícitamente, con un gato incluído en su personal.

7 comentarios:

Sil dijo...

"...apareciendo medio despeinada desde un oscuro rincón de la playa de estacionamiento" Jajaja, en mi trabajo no pasan esas cosas divertidas!

Iris dijo...

Mmmm de quién estarás hablando? :P

Pau dijo...

La gente es mala y comenta :P

darinka dijo...

Son situaciones que dan mucho para decir, nunca pasan inadvertidas. Qué carajo!

Un Poco Rara dijo...

Sil: qué pena! A quién le sacan el cuero entonces?

Iris: jijiji.

Pau: la gente es mala, sí, pero si no le das letra no comenta nada, jaja.

darinka: si la sabés hacer puede que nadie se de cuenta. Ahora, si te creés re viva y canchereás, justamente ponés en evidencia que sos todo lo contrario. "No salgamos juntos. Vos salí unos metros atrás." por ejemplo. Pobrecita.

Sil dijo...

En mi área somos mi jefe y yo, y en mi oficina estoy sola, así que agradecería aunque sea hablar con alguien, ya no digamos sacar el cuero.

Y aunque somos como 3000 empleados, el 95% son hombres, así que es más probable que pase algo onda "Secreto en la montaña" que lo que contás vos!

Un Poco Rara dijo...

Es cierto Sil, tenés complicadas las proporciones como para encajar en las verdades irrefutables. Como contra-verdad, seguro que al menos 15 de los 3000 son gays y seguro vos, en tu afán de hablar con alguien, terminás dialogando con el monitor, apurando a la impresora o diciendo en voz alta cosas como "Acá estaba!" al encontrar algo que estabas buscando en un lugar donde no debería estar.