miércoles, 3 de noviembre de 2010

Approach

Se acercó despacio. "¿Estás sola?"
"Sí" le respondí extrañada. Hacía tiempo que no escuchaba esa pregunta.
De a poco nos fuimos soltando y, de perfectos extraños, pasamos a atravesar un torbellino de emociones.

Eso es lo mágico de la improvisación.
Las risas y aplausos de los compañeros le dieron un perfecto cierre.

7 comentarios:

AntOch dijo...

aWWW
Qué tierno!

Un Poco Rara dijo...

Qué tierno? Me perdí.
Era una improvisación en el taller de teatro.

Desencantada dijo...

A mi me molesta un toque cuando me preguntan eso jajaj.. más jodida era.

Un Poco Rara dijo...

Jajaja. Pobre pibe, no lo dejás ni arrancar!

Muñeca dijo...

muy lindo! te sigo, la pregunta estas sola no me gusta mucho, prefiero qe se tire a la piscina! jaja aunque despues se ligue unas piñas..

Un Poco Rara dijo...

Todo depende del modo y de la situación creo.
Bienvenida!

Un Poco Rara dijo...

Che, aclaro que fue una improvisación en la clase de teatro. Por eso la etiqueta "teatrales". Hay que leer TODO!
Porque veo que lo están entendiendo por el lado del levante y sí, era la primera intención, aunque se me fue un poco la mano parece, jaja.