jueves, 19 de mayo de 2011

Qué ven cuando me ven?

Hoy en la clase de teatro miraba al grupo y armaba una lista mental de las operaciones que llevo identificadas en varios de mis compañeros.
Fulana hace cierta mueca con la boca. Mengana tiene una respiración muy nasal y eso se le va al cuerpo, tensionando cuello y hombros, y se mueve desde ahí. Zutano tiene una mecánica particular en sus manos, muy plástico todo él. Y así con algunos más.
En otros talleres me he encontrado con gente que encaraba todas las improvisaciones de la misma manera. Gente que siempre gritaba, o que siempre parecía enojada, o que siempre hablaba bajito.
Es algo esperable dentro de la dramaturgia de actor, pero está bueno poder despegarse de ese que es uno mismo todos los días y mostrar algo distinto, experimentar. De hecho, el espacio de taller no es ni más ni menos que un laboratorio de experimentación. Por suerte estos dires nos dan una mano importante.
Y yo trato, apunto a eso. Habría que ver si lo logro, cosa que no puedo decir porque no me veo y porque hay un pequeño temita de subjetividad implicado. No va a pasar mucho tiempo más para que entremos en confianza y me anime a preguntarle a mis compañeros, e intercambemos visiones sobre vicios arraigados.

2 comentarios:

Lauri S dijo...

la mirada es quizás el aprendizaje más complejo en el arte, según yo... a mí me cuesta muchísimo ver mis trabajos, pero he aprendido a tomar cierta distancia. no es fácil, nada fácil, pero es el verdadero desafío cuando se encara de forma consciente una experiencia artística.
yo creo q vas a andar bien :)

Un Poco Rara dijo...

Obvio que es complejo. Es difícil hacer la separación, y si la lográs, está el tema de la subjetividad. Por eso lo mejor es preguntar cómo lo ven los otros, por que para otros hacés lo que hacés ;)