miércoles, 7 de septiembre de 2011

Cursi pero posta

Desde siempre tuve ganas de viajar por Europa.
Hasta no hace mucho, la posibilidad que veía más cercana era junto a los compañeros del hogar de día, cada uno con su caminador y a su ritmo. Sería un viaje sacado en muchísimas cuotas que terminarían de pagar mis hijos, restando presupuesto de las vacaciones con los suyos porque las deudas, es bueno que lo sepan, también se heredan.
Hoy, de golpe y porrazo, me encuentro transcribiendo info de climas y atracciones de ciudades europeas en un cuadernito de tapas duras que atesoraré durante 2 meses (#TOC).

Nunca, pero nunca, dejen de soñar.

6 comentarios:

Pau dijo...

:) a mi me pasó algo parecido la primera vez que surgió la posibilidad de viajar. No podía creer que finalmente se había hecho realidad algo con lo que apenas soñaba.

Te recomiendo que te hagas recorridos con Google maps, para organizarte. A mi me salvó la vida saber de antemano a dónde ir y cómo.

Felicitaciones por tu viaje!

io dijo...

Che, salvo en casos excepcionales (y a modo de sancion), las deudas no se heredan.
En el sistema de sucesion argentino (pido disculpas si te referias a otro) existe el "beneficio de inventario" (basicamente, el patrimonio del muerto queda separado del de sus herederos, y las deudas se liquidan solo con aquellos bienes).

Juan Carlos dijo...

¡Bien!... ¡Muy bien!... los sueños dan sabor a la vida, luchar por ellos es darle un nuevo rumbo a la existencia y alcanzarlos es sentir la gloria de realizarse.
No importa si cruzas el charco en primera clase o si lo haces de polizonte (eso será solo una anécdota) lo importante es saber que ya te convenciste de que sí llegarás, porque para lograr el objetivo, primero hay que botar los miedos y luego cambiar el “quiero” por el “puedo” y ponerle empeño a ese sueño como si la vida se te fuera en ello.
¡Saludos!

Un Poco Rara dijo...

Pau: Gracias! Sí, estoy anotando todo y Google Maps me da un manón.

io: Gracias por el dato. Igual, todavía ni existe atisbo de herederos que deban preocuparse.

Juan Carlos: Adhiero a lo que decís. Cambiar el quiero por el puedo es fundamental. En este caso, todavía más fácil porque no es mérito mío el logro sino que me mandan del trabajo, cuánto mejor porque no lo tengo que pagar ;)

Lauri S dijo...

eeh..pero sí hay mérito tuyo que trabajas bien y por eso te conseguiste un trabajo que da estas posibilidades.

muy inspirador el post. que lindo, te felicito.

Un Poco Rara dijo...

Gracias Lauri. Siento que tuvo mucho más que ver el factor suerte que el mérito, aunque haya gente que me dice que lo merezco, por el hecho de que si fuera por eso mucha más gente debería tener esa posibilidad. Pero bueno, me tocó a mí así que se curten, jajajaja.