domingo, 13 de mayo de 2012

De french cuisine ni hablar

En mi familia son LA jodidez para comer. No les gusta nada, y menos si lo hago yo que tengo "gustos raros". Hice un mil hojas de papa y como me salió generoso en tamaño les llevé una parte, pensando en lo fácil que es para hacer y para comer, por ser una simple combinación de papas, crema, huevos, queso y jamón (en este caso, porque hay muchas variantes). Sus respuestas:

Padre, sin probar: Mmm... (con cara de oler algo podrido y diciendo no con la cabeza)
Sobrina, después de probar: Puajjjjj. Le tendrías que sacar el jamón. (Y eso que no vio nada verde. Mi error fue decirle qué tenía, porque el jamón le gusta.)
Hermana 1, que a veces intenta innovar el menú, sin demasiado éxito: Mmm... está rico... medio salado nomás. (Apenas, quizás, pero ellos comen con muy poca sal.)
Hermana 2, la peor: Mucha papa. ("Mucha papa" dicho de un mil hojas de papa, no de canelones a la portuguesa.)

Ya aprendí. Si no es puré o milanesas, no llevo nada.

No hay comentarios: