viernes, 28 de agosto de 2009

Brindis

Lo mejor de los cumpleaños suele ser el autorregalo. Este año no fue la excepción.
No fue una prenda de esas que pocas veces te animás a ponerte. No fue algo lindo y caro que comprás como un lujo. No fue algo que hacía tiempo tenía ganas de comprarme. Me regalé un permiso nomás. Y lo aproveché. Y me encantó.
Salud! Por los permisos. Salud! Por los autorregalos.

5 comentarios:

CECI dijo...

TE FALTO UN DETALLE .. PERMISO PARA QUE ? ...

CECI dijo...

AH PERDON .. SALUD !!!

Bays dijo...

Chin chin amiga!
Digamos que era algo que me debía, ja.

Iván dijo...

picarona!!!

Bays dijo...

;)