domingo, 30 de agosto de 2009

Palabras que van y vienen

Caminando por la calle me encontré, tristes, un chau al que nadie había respondido, un estornudo viendo si por la esquina pasaba un salud y un perdón chocado contra una pared. Saqué entonces del bolsillo uno de los tantos salud que había recibido esa semana (era época de alergias) y se lo regalé al estornudo. Al chau le di un que andes lindo que lo puso re contento y al perdón le dije que bueno, pero que no lo volviera a hacer. Cada uno me devolvió un gracias afectuoso que entregué pocas cuadras después, al encontrar varias orejas con ganas de darme un abrazo.

8 comentarios:

El Griego dijo...

Excelente.

Esto da por tierra la idea que tenes sobre tu presunta carencia de imaginación.

Y para no dejar de ser yo, tambien demuestra que se pueden hacer cosas sin caer en lugares comunes (léase, blog de "mina")

Salut!

Bays dijo...

El disparador se lo debo a un boludo de la oficina que siempre sale sin saludarme y una conjunción de cronopios hizo el resto, ja.
Y no un tengo un blog de mina, te lo dije.
Beso.

:)

Víctor dijo...

Me encantó la idea, Bays. Alguien debe terminar esas frases que quedan colgadas, ¿no? Buen minicuento.

Saludos lelos!!!

Bays dijo...

Gracias Víctor!
Saludos raros, jaja.

Javi dijo...

Me encantó, precioso!!!!!!

Bays dijo...

Muchas gracias Javi.

Iris dijo...

Hermoso amiga, me encantó =)

Bays dijo...

Gracias nena. Un abrazo.