viernes, 21 de agosto de 2009

De por qué está cada uno por su lado

A nosotras, de chiquitas, nos enseñan a jugar a la casita y nos leen cuentos de princesas que crecen en castillos hasta que jóvenes y esbeltos príncipes llegan en blancos corceles para desposarlas y ser felices para siempre.
A ellos, de chiquitos, les regalan autitos, pelotas, robots y autobombas. Nadie les enseña a luchar contra dragones y los cuentos que les leen siempre son de animales salvajes o de ciencia ficción.
Para las generaciones siguientes deberíamos pensar en alguna de estas alternativas:

+ Que las princesas de los cuentos pidan su herencia por adelantado y se compren un castillo más modesto donde puedan vivir a gusto con unas pocas doncellas que limpien mientras ellas asisten a torneos de arquería donde puedan conocer apuestos jóvenes que, sin ser príncipes, tengan algo de interesante.

+ Que las señoras de las casitas expelan aromas parecidos a los de los señores, que se sientan cómodas andando en ropa interior por toda la casa, que consideren al autito como el bien más importante para toda la familia y que tengan su propio plan cuando los señores se junten a jugar al fulbo.

+ Que los autitos empiecen a venir con una muñeca como copiloto y los robots con un compartimento para guardar pinturitas y hebillas, a los fines de hacer notar al niño la existencia del otro sexo y de sus necesidades básicas.

+ Que los extraterrestres de los cuentos enseñen que eructar queda feo, que la comida de las mamás no es la más rica del mundo, que la posición correcta del asiento del inodoro es hacia abajo y que la mesa no se levanta sola.

Por la continuidad de la especie humana, digo.


Ante un inminente riesgo de acusación de plagio aclaro que la teoría es de la autoría de mi hermana casi abogada.
Yo propongo las posibles soluciones.

8 comentarios:

El Griego dijo...

Dispongo sólo de tiempo para decir esto: qué, a la señora del post anterior le debian haber enseñado a jugar con pistolas e imitar a rambo?

Bue. Si, es divertido. Tendría demasiado más que lo que es conveniente para decir...

Salut!

Bays dijo...

No sé a qué señora te referís porque lo escribí yo. Ojito eh?
Y si te fijás, ninguna de las posibles "soluciones" al problema habla de pistolas ni Rambos. Hablan de acercarse al otro, de tenerlo en cuenta. Eso, nada más y nada menos.

El Griego dijo...

Escribi 45 lineas antes de esta. Las borré. Simplemente creo que la cosa va por otro lado. Hay algo un poco mas hondo que obsta para los encuentros, se me hace.

A veces me dan ganas de hacer un blog de "flaco" (como simil de "mina" en masculino) simplemente por dar rienda suelta a discusiones interminables de este genero...

He dicho.

Bays dijo...

Obviamente hay cosas más profundas! Sería necio decir lo contrario.
El fin de este post era divertir, no arreglar el mundo. No te lo tomés tan a pecho.
Beso.

El Griego dijo...

Dicen que soy aburrido. Aburrido!!!

Está bien. Prometo no tomarme las cosas tan en serio.

Uhmm... Prometo no enrollarme más.

Que mas puedo prometer...

Uhmm... Prometo ser abierto de ideas, condescendiente, plural y versátil.

Ahora me siento casi bien. Debe ser que esto de no tomarse las cosas en serio en verdad funciona...

Bays dijo...

No te creo nada. Para que pudieras cumplir todo eso tendrías que nacer de nuevo, y no sé.
:)

Iván dijo...

este tema es tremendo, una vez ya surgió con un grupo de amigos acá en Rosario... pero esa vez hablamos de las canciones infantiles, te canto un par!:
*"el verdugo sancho panza za za ha matado a su mujer jer jer, porque no tenia dinero ero ero para irse para irse al cafe fe fe"!
*"que sepa cocer... que sepa bordar... que sepa abrir la puerta para ir a jugar" (no aclara quien!)... y después te hace el casting!!!: "con esta si... con esta no... con esta señorita me caso yo..."
y hay mas...

Bays dijo...

Pff. Las canciones son peores que los cuentos! Menos condescendientes, menos sutiles.